Construyen escuela en Malawi en 18 horas gracias a la tecnología de impresión en 3D

Compártenos en Redes Sociales:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Más sobre la Categoría

Con la aplicación de un hormigón desarrollado especialmente para esta nueva metodología y un brazo robótico, se logró levantar un recinto educacional en tiempo récord en una zona rural del país africano, evidenciando que esta tecnología serviría para palear distintos déficits en infraestructura que presentan países vulnerables.

Las aplicaciones que la tecnología de impresión en 3D trae a la construcción son variadas. Ya se han visto edificaciones fabricadas con esta nueva metodología constructiva, tanto en el ámbito público (como algunas oficinas municipales de Dubai) como en el privado, especialmente, en proyectos inmobiliarios (como los que se comentaron AQUÍ).

Junto a esos proyectos, hay que incluir a aquellos que son del tipo infraestructura civil, algunos ya ejecutados (el puente peatonal en China) y otros por realizarse, como el puente más largo del mundo que se pretende fabricar en los Países Bajos. Esto demuestra que la construcción con hormigón impreso es versátil y aplicable a diversos tipos de obra.

Más allá de eso, los aspectos positivos que tiene esta tecnología saltan a la vista: prácticamente cero residuos en obra, una industrialización acelerada de los procesos y, quizás uno de los aspectos más relevantes, el incremento de las velocidades en obra, como la reciente escuela construida en Malawi, África, bajo esta metodología, cuya obra gruesa demoro sólo 18 horas en estar completada.

Reduciendo la brecha en infraestructura educacional

El distrito de Salima, ubicado a unos 100 kilómetros al oeste de Lilongüe, capital de Malawi, tiene una población cercana a los 38 mil habitantes. Se trata de una zona rural y como en la mayor parte de esas áreas en el país africano, las escuelas se encuentran lejos de las villas, obligando a los niños a recorrer grandes distancias para obtener educación.

Además, de acuerdo a un reporte de UNICEF, Malawi carece de 36.000 salas de clases, lo que hace urgente la construcción de más escuelas para que los más pequeños puedan acceder a la educación, derecho garantizado por la Convención de los Derechos del Niño.

En este punto, un grupo conformado por 14Trees (Francia), Holcim y CDC Group (Reino Unido) decidió llevar la metodología de construcción con impresión 3D al país africano y de esta forma, suplir el déficit de salas de clases reportado por UNICEF. “Basado sólo en nuestros cálculos, si sólo utilizamos métodos constructivos tradicionales, nos llevaría cerca de 70 años el construir todas esas salas”, dijo a Zender News Francois Perrot, director gerente de 14Trees.

“Para acelerar este proceso, necesitamos métodos disruptivos en nuestra forma de construir y una aproximación innovadora que nos entregue velocidad, eficiencia y que sea amigable con el medioambiente. Eso es lo que se puede lograr con la tecnología de impresión en 3D”.

Construcción acelerada con hormigón impreso

Con la aplicación de esta tecnología y un mortero especial, compuesto de cemento, áridos y aditivos, desarrollado especialmente para impresión en 3D por Holcim, se dio el vamos a este proyecto de alto impacto social. Para aplicar este mortero, se utilizó un robot impresor de la compañía danesa COBOD en la ejecución de la obra, que llevó a cabo 14Trees.

De esta manera, luego de 18 horas de trabajo, la escuela, que fue transferida a la comunidad de Yambe, en el distrito de Salima, quedó con su estructura lista para se utilizada. Para el techo, se utilizaron planchas de zinc unidas con ladrillos de hormigón -también de 14Trees- fabricados con cenizas volantes y “residuos de las plantas locales de tabaco”.

La escuela se entregó el pasado 21 de julio y dos días después, recibió a los estudiantes. Durante su inauguración, Juliana Kuphanga Chikandila, representante del Ministerio de Educación del país africano, se mostró impresionada por el nuevo recinto.

“Su durabilidad y diseño proveen espacios y facilidades que los estudiantes no tenían antes; la enseñanza y el aprendizaje ahora se pueden llevar a cabo tanto dentro como fuera de la sala de clase”, dijo y agregó que “la diferencia con otras escuelas construidas en el distrito es notable. Este establecimiento atraerá a más estudiantes y aquellos que tuvieron que dejarlo, de seguro regresarán”.

Sobre este aspecto, el director de 14Trees añadió que con la tecnología de impresión en 3D, es posible reducir el déficit de infraestructura escolar que existe en el país en 10 años. Asimismo, especificó que los muros se levantaron en menos de 12 horas, mientras que las salas de clase, en cerca de 15 horas.

“Este método -dijo Perrot a Zenger News- reduce la cantidad de materiales y la huella de carbono de esos edificios en cerca de un 70%, comparándolo con uno construido de forma tradicional. Considerando el volumen de unidades requeridas para imprimir, creemos que los edificios fabricados con esta metodología pueden tener entre un 10% y un 20% de ahorros que los ejecutados con métodos tradicionales”.

Revisen en el siguiente video un reportaje a este proyecto

Noticias Relacionadas

614e292f107d7_1632512403_614e292f1076f
Hormigón fotovoltaico: Energía independiente para futuras edificaciones
613bc84ecd0aa_1631307938_613bc84ecd064
ETH Zürich construirá un sitio cultural utilizando robots de impresión 3D
613251da16b10_1630687709_613251da16aa3
Impresión 3D de hormigón por inyección: Una nueva metodología de hormigón impreso
612954365ac9c_1630098537_612954365ac3d
Investigadores suizos desarrollan nueva aplicación de polímeros reforzados con fibra de carbono para el hormigón
612017fbca330_1629493251_612017fbca2cc
Avanza la construcción de “CUBE”, el primer edificio de “hormigón textil” del mundo
6116e8736a74d_1628891277_6116e8736a6f9
Prueban uso de “hormigón magnetizado” para carga continua de vehículos eléctricos