Hormigón al Día
Entrevista

Pablo Ivelic sobre productividad e industrialización: “nuestro rubro tiene que avanzar en estos dos ámbitos al mismo tiempo”

El gerente general corporativo de Echeverría Izquierdo comentó a Hormigón al Día las cifras de productividad del sector y entregó su visión sobre cómo mejorarlas. En esto, la industrialización y digitalización de procesos productivos, junto con la integración temprana de todos los actores a un proyecto, parecen ser la clave.

El informe de Productividad 2018 emanado desde la Comisión Nacional de Productividad tuvo de dulce y agraz. Por una parte, el país subió en su índice de productividad total de factores (PTF) en 1.3% luego de años de estancamiento, lo que confirma el crecimiento que ha tenido la economía en el último año. No obstante, al desmenuzar la cifra por sectores productivos, el de la construcción tuvo una baja de un 2.0%, lo que ratifica la tendencia que el sector viene teniendo por años en este aspecto.

“Nuestra productividad ha decrecido”, dice Pablo Ivelic, gerente general corporativo en Echeverría Izquierdo. Y para graficarlo, explica que “si tú miras a la edificación en altura, que es un muy buen nicho para medir los ritmos de construcción y por tanto, los rendimientos, en la década del noventa, se alcanzaron los cuatro pisos mes y hasta incluso, cinco pisos mes en algunos casos excepcionales. Hoy día, eso ya no sucede y lo normal es que, si se llegase a alcanzar en algún minuto esta productividad de cuatro pisos mes –que hoy en día es bastante extraño– es nada más que un peak, no un ritmo sostenido”.

-¿Cuál cree que es la principal causa de este fenómeno con el sector?

Yo te diría que el principal problema en Chile es que aún existe una lógica muy parcializada en relación a la elaboración de un proyecto. Mandante, concepción, diseño, presupuesto, construcción.

-Existen muchas áreas involucradas y todas, muy dispersas.

Exactamente.

Pese a ello, para Pablo Ivelic, el enfoque debe ir por la vereda opuesta. “La verdad es que a nosotros, y a mí en particular, no me interesa tanto buscar las razones (de la baja productividad del sector). Lo que nos interesa, es buscar soluciones”, enfatiza el ejecutivo.

-¿Cómo analiza la industrialización y su incidencia en los prefabricados, en aras de mejorar la productividad del sector?

Nosotros vislumbramos dos grandes formatos de industrialización: uno, incorporar tecnología a los procesos que hoy día se hacen normalmente en obra. Yo te diría que, en ese sentido, esa manera de industrializar está un poquito más agotada pero todavía es posible realizar mejoras importantes.

En la otra vereda, explica que “nosotros estamos más que nada abocados o creemos que la gran disrupción está en ver de qué manera las actividades o partidas que tradicionalmente se hacen en una obra, se pueden trasladar a una fábrica. Y ahí, entonces, la industrialización la asociamos a todo el trabajo de prefabricados que es factible lograr y de esa manera, la construcción se transforma en un proceso más bien de logística y de ensamble”, subraya. Ese es el otro gran formato de la industrialización, dice Ivelic.

-¿Qué mencionaría como soluciones para mejorar la productividad?

Nosotros creemos que hay que trabajar en dos aspectos. Uno, en la industrialización y fuertemente, en este segundo ámbito que yo te mencionaba, es decir, de qué manera somos capaces de trasladar partidas que normalmente se ejecutan en una faena a una fábrica, que es un lugar de mucho mayor control donde puedes obtener mayores eficiencias en el uso de los recursos, menores pérdidas, mejores rendimientos de trabajo, tienes menor exposición al riesgo de los trabajadores, entre otros beneficios. Y lo segundo, es la digitalización de nuestros procesos, en el más amplio sentido de la palabra.

Haciendo la comparación con otros sectores, Ivelic explica que “el resto de las industrias se está planteando única y exclusivamente el segundo de los puntos que te estoy comentando –la digitalización de los procesos– y es porque lo otro ya lo abordaron. Nosotros tenemos tarea pendiente”, sentencia.

-En ese aspecto, ¿cómo se alcanza a sectores que llevan más desarrollados esos conceptos y que muestran grandes índices de productividad?

Bueno, esto es innovación, esto es realizar los procesos o ejecutar el trabajo de una manera distinta a cómo se ha hecho en el último tiempo y de una manera distinta a como lo hace todo el mundo. Y bueno, para innovar, hay que tener método. Nos podríamos desgastar hablando de eso pero el punto es: nuestro rubro tiene que avanzar en estos dos ámbitos al mismo tiempo.

Asimismo, los distintos actores del sector debiesen, a juicio de Pablo Ivelic, unirse en aras de avanzar en los dos procesos que menciona para mejorar los índices de productividad: industrializar elementos hechos en faena y trasladarlos hacia fábricas, con todo lo que ello implica, y el digitalizar los procesos, en el amplio espectro de la palabra. “Mientras más seamos los que estemos subidos al carro, más fácil va a ser que, finalmente, lo que suceda es que el estándar de la industria se eleve”, explica.

-¿Cree que la multiplicidad de actores en un mismo proyecto sea uno de los problemas fundamentales que afecta a la productividad en el sector?

Sin duda afecta pero yo te diría que el principal problema no es ese. Yo no creo que el inconveniente sea la cantidad de interlocutores que participan en un proyecto. El problema, es que esos interlocutores no están integrados de manera temprana al proyecto.

“En los países más desarrollados –explica Ivelic– sucede que los constructores no se integran al proyecto al momento de la licitación, que es lo que normalmente ocurre aquí en Chile, sino que se integran de manera temprana. Cuando se integra el constructor a través de una licitación, se hace cuando el proyecto ya está acabado, está absolutamente definido. De hecho, es a tal punto la definición que tú eres capaz de estimar el tiempo de ejecución y colocarle un precio a esos trabajos. El constructor tiene un ‘know how’ muy grande en constructabilidad y eso, no está siendo aprovechado correctamente”.

Esa falta de integración es vital a la hora incrementar productividades. “Se ha demostrado, y esa es la tendencia en los países más desarrollados, que el constructor cuando está integrado en forma temprana, es capaz de, con su visión y con el conocimiento en constructabilidad, ofrecer modificaciones que ayuden a que la construcción sea más eficiente y por tanto, el proyecto también lo sea”, destaca Pablo Ivelic.

-En el mundo se habla mucho del BIM (Building Information Modeling) y destacan que su aplicación ayuda, efectivamente, a mejorar productividades al integrar a los distintos actores de un proyecto. ¿Cómo ve su aplicación en nuestro país?

En Chile tuvo una introducción bastante fuerte a inicios de la década del 2010 y para ese entonces, uno de los principales beneficios era la posibilidad de modelar tridimensionalmente y por tanto, detectar y resolver de manera temprana interferencias que es, sin duda alguna, una de las ventajas de este sistema. Pero, lamentablemente, en Chile nos quedamos, en términos genéricos en relación a la funcionalidad del sistema BIM.

Pese a eso, Ivelic reconoce que esta herramienta “ha tomado de nuevo fuerza. Entonces, yo espero que como industria, seamos capaces hoy día de ampliar los beneficios que se vislumbraron, se detectaron y se usaron a principios de esta década y que, efectivamente, lo transformemos en una herramienta de trabajo integral”.

Ejemplos de innovación para mejorar productividades

Industrializar, digitalizar e integrar. Esos son las claves que, para Pablo Ivelic, son necesarias para aumentar el índice de productividad en el sector. No obstante, en la práctica pareciese que no abundan muchos ejemplos de ello, aunque el ejecutivo destaca iniciativas propias y de otros, que van direccionadas a ese cambio.

Por ejemplo VSL, empresa filial de Echeverría Izquierdo, diseñó un sistema que permitió segmentar estructuras grandes de hormigón para su transporte. “Es decir, una fundación que, por ejemplo, es de 60 por 40 (metros), tú la divides en partes que son posibles de transportar y después, en terreno, las instalas y las unes mediante cables que tensan. Eso hace que en cada una de estas partes empiecen a funcionar como elemento monolítico, razón por la cual, el elemento es un elemento es único, compacto”.

“Nosotros –relata el ejecutivo– acabamos de ejecutar un proyecto muy exitoso en la minera Spence, el túnel de reclamo es una sección de túnel con más de 20 metros de altura, se diseñó el túnel en base a esta segmentación y todas las paredes y la losa de tapa se prefabricaron en Antofagasta, en la ciudad y de ahí, se trasladaron hasta la mina y se unieron con cables postensados, formando este elemento monolítico”.

Esta metodología, estima Ivelic, tiene varios puntos a favor. Primero, la reducción considerable de operarios: sólo con 6 personas, fue posible montar esa obra. Y eso, trajo consigo “una reducción de exposición al riesgo, que para las mineras es ultra relevante. Obviamente, tienes menores costos de campamento, menores costos de traslado, menores costos de viático y sin duda, tienes mucho mejores rendimientos al minuto en que se trabaja en la ciudad, donde tienes una cantidad de horas efectivas de trabajo mucho mayor que en la mina”, explica el ejecutivo.

Además, Pablo Ivelic destaca las iniciativas de firmas como Momenta y Baumax en relación la industrialización de procesos y aumento de productividades, pero en edificación en altura. De Baumax, destaca el sistema robotizado con el elaboran prefabricados de hormigón en su propia planta, con el que están desarrollando proyectos de 4 pisos de altura. “El diseño lo meten a BIM, el que transmite las instrucciones al robot y éste, ejecuta toda la construcción del elemento prefabricado: coloca los moldajes, vacía y vibra el hormigón, hace el curado, etcétera”.

Por otro lado, Ivelic también subraya a Momenta y su desarrollo de un sistema de unión seco de elementos de hormigón. «Es decir, no se hormigonan las juntas, es una unión seca y con ese sistema ellos han construido edificios de 6 pisos pero tienen diseño y están elaborando proyectos de nueve».

Related posts

Rodrigo Booth historiador y docente de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile

Jp Malebran

Marcos Brito – Gerente Programa Estratégico Construye2025

Jp Malebran

Rodrigo Briceño, director ejecutivo de PMG Chile: “Existe conciencia en el sector que la industrialización es ventajosa para las obras”

Felipe kraljevich

Deja un comentario