Centro Cultural “Two Moon”: Inspiración del cine traducida en hormigón

Compártenos en Redes Sociales:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Más sobre la Categoría

Para cumplir con los requerimientos dados por un cliente -y con el desafío de un espacio confinado y un presupuesto acotado- el arquitecto coreano Moon Hoon desarrolló dos cajas de hormigón, a las que unió con una circunferencia en su fachada, generando una espectacular figura para un llamativo espacio cultural.

“En ocasiones, un cliente aparece con una idea muy clara respecto a lo que quiere”, comentó en su minuto el arquitecto coreano Moon Hoon respecto al que se transformaría en el Centro Cultural ‘Two Moon’. Emplazado en la zona norte de la ciudad de Ilsan (ubicada en el distrito de Goyang, al noroeste de Seúl), la idea que se le presentó al arquitecto planteó una serie de desafíos.

Por una parte, dentro de los requerimientos presentados por el mandante, el proyecto tenía que ser un espacio cultural cuyo foco estuviese centrado en una cafetería y una galería de arte. “Un espacio de espíritu libre”, dijo el arquitecto.

Sin embargo, este espacio debía formarse con dos edificaciones separadas: una que fuese del mandante y la otra, de su hermano menor. Este criterio -requerimiento esencial por parte del mandante- debió convivir con las limitaciones presupuestarios del proyecto, por lo que el arquitecto decidió, junto con el mandante, la construcción de “simples cajas con algunos puntos de impacto”.

Un sitio, dos edificios

El diseño de ‘Two Moon’, así como su nombre, se inspiró en el filme ‘Two Moon Junction’, un thriller del año 1988. En ese sentido, el arquitecto comentó que la idea del cliente era reflejar “el ambiente que se ve en ese filme, un lugar lleno de festividad y de atmósferas relajadas”. Esto, sin embargo, se enfrentó al desafío de un presupuesto menor.

Para ello, lo primero fue elegir un sitio que pudiese albergar al edificio sin que se viese afectado el proyecto. El espacio seleccionado, una hora al norte cerca de Ilsan, resultó apropiado para llevar a cabo la construcción del centro. “Se de trata de un lugar no descriptivo, donde toda clase de edificaciones se encuentran unas al lado de otras sin consideración entre sí: industriales, residenciales y sitios okupas”, comentó el arquitecto.

Una de las particularidades del sitio donde se emplazó el proyecto es su forma adiamantada, la que se dividió en dos espacios para acomodar dos cajas simples, “orientadas a entregar suficiente espacio de estacionamiento y un pasaje entre ambas edificaciones”, explicó el arquitecto en la descripción del proyecto. Así, se cumplió con uno de los requisitos principales: dos edificios separados.

Un elemento de impacto: la luna

El siguiente desafío que tuvo el proyecto fue entregar puntos de impacto al diseño. Para eso, el arquitecto conectó ambas edificaciones -de hormigón- con una gran esfera, la que separó en dos motivos inspirados en la forma de la luna. “El de la derecha -precisó el arquitecto- se encuentra imbuido con un balcón, como un señuelo. Al del lado izquierdo, se le otorgó un corte horizontal”.

Asimismo, se colocaron otros elementos de contacto entre los edificios, como pequeñas esferas, brindando así profundidad y aperturas. “Las irregularidades que brindan los puntos de contacto con la esfera se trasladan al interior del edificio para convertirse en un espacio con ‘protuberancias’, una suerte de espacio convexo”, dijo el arquitecto.

Cada edificio se fabricó con hormigón y se compone por tres pisos. Los pisos superiores poseen jardines exteriores con muros altos, aunque también se dejaron unas aperturas redondas que brindan “bastante transparencia para lo denso que es el edificio”, dijo Moon Hoon. Otro de los elementos interesantes en el diseño es que se puede acceder a cada edificio de manera individual por una escalera, permitiendo así la reducción al mínimo de las áreas comunes, mientras que su máxima extensión permite utilizarlos para arriendos.

Completado en 2015, estos dos complejos de hormigón que forman el Centro Cultural “Two Moon” utilizan una superficie de casi 600 m2 y se alzaron como uno de los proyectos más interesantes desarrollados por el arquitecto coreano, uno que evidencia las posibilidades del material frente a diversos desafíos.

Noticias Relacionadas

6_PingtanArtMuseum_Rendering2 (1)
Museo de Arte de Pingtan: Una ondulada isla artificial de hormigón como centro cultural
4 (1)
Museo “The Broad”: Un espacio comunitario envuelto en un “velo” de hormigón
15_ZHA_Morpheus_photo_Virgile_Simon_Bertrand (1)
Hotel Morpheus: Una nueva tipología de edificación con hormigón
marine-life-institute_1 (1)
Instituto para la Vida Oceánica en Arabia Saudita: Un “coral” lujoso de hormigón armado
toranomon-hills-ingenhoven-architects_1 (1)
“Ciudad vertical verde”: Dos torres de hormigón forman el mayor desarrollo urbano de Tokio
1_ZHA_Hangzhou International Sports Centre_Render by BrickVisual
Centro Deportivo Internacional de Hangzhou: Una “ciudad” en medio de un centro tecnológico