Café WAVEON: Volúmenes apilados de hormigón para apreciar la costa de Corea

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El interesante café -único en su tipo en la localidad de Gijang- debía cumplir con un requisito esencial: poder admirar, desde todos los puntos del edificio, el gran paisaje costero que le rodea. Para ello, el diseño arquitectónico fue primordial e integró al hormigón como un elemento más de la zona donde se levantó esta particular edificación.

Los paisajes que rodean a un proyecto inciden de manera directa sobre sus características. Ya sea que esté rodeado de montañas, desiertos o en ambientes urbanos, el rol de quienes están a cargo de diseñar una edificación es capturar esos elementos y reflejarlos en la obra futura.

En ese aspecto, lo que el estudio IDMM Architects, liderado por el prestigioso arquitecto Hee Soo Kwak, consiguió con el proyecto WAVEON, es el perfecto ejemplo de cómo combinar en un diseño osado tanto las necesidades del cliente, el ambiente que rodea a esta obra y la estampa del propio profesional, reflejado en la materialidad en la que se ejecuta el proyecto.

En este aspecto, el hormigón para el desarrollo de esta obra es fundamental. Entrega carácter y una imagen distintiva en relación al entorno, generando de inmediato un punto de contraste tanto con las otras edificaciones que lo rodean como con el espacio donde se encuentra este particular restaurante.

Un café costero de radicales cubos

Emplazado en la localidad de Gijang, ubicada al norte de Busan -la segunda ciudad más grande de Corea del Sur- y conocida por sus hermosos paisajes costeros, que mezclan rocas y bosques de pinos, el café y restaurante WAVEON tuvo que acoplarse a ese entorno y hacerlo suyo.

Para ello, el proyecto -único en su tipo en esta ciudad- se ubicó en una colina con vistas a la costa de Gijang. “Nuestro cliente quiso un edificio de 500 metros cuadrados que sólo albergara un café, donde se pudiese observar, desde cualquier punto de la obra, las playas como al borde costero rocoso del lugar”, explicaron desde el estudio de arquitectura.

Para poder conseguir ese efecto -además de descubrir las distintas tonalidades del mar, dependiendo desde qué punto del café se observe a la costa- lo importante tanto para Kwak como para sus asociados fue descubrir cómo relacionar arquitectónicamente este proyecto con su entorno.

Volúmenes de hormigón apilados

La respuesta a las especificaciones requeridas por el cliente vino de la mano del hormigón y cómo este material resultó funcional para el diseño del proyecto. En un primer apronte, comentan desde el estudio, la primera respuesta fue a cómo integrar WAVEON al paisaje local y en ese sentido, el piso inferior fue diseñado de acuerdo a la forma del espacio.

La planta superior supuso un desafío, ya que ésta debía considerar sí o sí el poder observar la costa de Gijang desde cualquier punto del café. Para ello, los arquitectos elaboraron un diseño compuesto por dos estructuras de hormigón apiladas, las que se acomodaron para que pudiesen cumplir tanto con la circulación del personal como por el tránsito del público, tanto en el interior como en las terrazas del café.

En orden de reforzar la idea de la amplitud, estos volúmenes apilados de hormigón se acomodaron de tal forma en el diseño que en su interior, se dejaron grandes áreas para los distintos sectores del café. De la misma forma, la fachada de WAVEON integra grandes ventanales, los que incrementan la sensación de espacio abierto que brindan estas estructuras apiladas de hormigón.

Espacio central: un lugar único

El punto focal de WAVEON es su espacio central. En un área específica en cada piso del café, un espacio central vacío se convierte -según comentaron los arquitectos del proyecto- en una solución para formar un escenario con más asientos para ver el paisaje que los rodea, para lo que se dejaron espacios largos y secuenciales, con alturas variables, los que se conectaron por un puente.

Al final de este puente, se ubica un amplio pasillo con asientos con vista al mar, el que ofrece un espacio vacío interno en el centro y al mismo tiempo, abarca más escenas diversas desde el exterior.

Precisamente, en el sector exterior, el proyecto utiliza mobiliario tradicional coreano denominado “Pyeongsang”, el que se utiliza para actividades de pequeños grupos. De esta forma, en lugar de una terraza amplia, se privilegian los espacios más íntimos -determinados por este mobiliario tradicional- los que además están parcialmente franqueados por muros de hormigón con orificios oblicuos, que generan visiones distintas del paisaje.

De esta forma, el café WAVEON se integra naturalmente al paisaje privilegiado que ofrece su entorno y brinda a sus comensales la oportunidad de disfrutar del entorno de una manera inédita, gracias al diseño de la estructura de hormigón que alberga a este particular espacio.

Palau de les Arts Reina Sofía: Un centro de las artes de hormigón blanco
Un centro cultural fabricado con hormigón da identidad a una zona rural de China
Living Coral Biobank: Hormigón para conservar las formaciones de coral
Ummara: Un nuevo concepto para espacios de alojamiento
Un anfiteatro de hormigón para la ciudad del futuro
Museo de Arte HE: La estampa de Tadao Ando
Felipe kraljevich

Felipe kraljevich

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *