Hormigón al Día
Entrevista

Ricardo Pareja – Líder del Proyecto Hoja de Ruta de la Federación Interamericana del Cemento (FICEM)

La Hoja de Ruta FICEM es un conjunto de herramientas eficientes y flexibles que buscan asegurar la contribución a la mitigación de emisiones de CO2, eficiencia energética y a las necesidades regionales de adaptación a los efectos del cambio climático, a través del análisis de los escenarios presentes y futuros de las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) en el ciclo de vida del cemento en Latinoamérica.
“Es importante destacar que esta Hoja de Ruta se ha desarrollado en el marco de la iniciativa global para la sostenibilidad del cemento, proyecto perteneciente al WBCSD (World Business Council for Sustainable Development) organización industrial lider en materias de sostenibilidad y que agrupa a mas 200 compañías a nivel mundial”, destaca Ricardo Pareja, Líder del Proyecto Hoja de Ruta de FICEM.
Asimismo, en la elaboración de estos lineamientos para América Latina y El Caribe, se ha logrado incorporar las diferencias locales y regionales, tales como: disponibilidad de recursos naturales; diferencias culturales; heterogeneidad en las políticas públicas y marcos regulatorios; informalidad en la gestión y manejo de residuos; y una tradición estadística diversa en la recolección de datos, entre otros factores.

¿Qué impulsa la creación de este instrumento?

A nivel mundial, y desde todos los sectores económicos, se ha trabajado en proyecciones que permitan dilucidar cuál debe ser el comportamiento idóneo que debe adoptar la sociedad frente a los desafíos del cambio climático.

En este sentido, hemos visto en los últimos años la fijación de metas más desafiantes y que obligan a las industrias, como la del cemento, a replantearse la forma de seguir produciendo en estos nuevos tiempos. Por ejemplo, la protección de la biodiversidad, no uso de combustibles fósiles, drásticas reducciones de emisiones y la no generación de residuos, serán los estándares mínimos a cumplir dentro del presente siglo. En este contexto y considerando que la producción de cemento a nivel mundial es responsable de aproximadamente el 8% de las emisiones de CO2 eq antropogénico, es el motivo por lo cual la mitigación de nuestras emisiones de CO2 se ha transformado en el principal compromiso para nuestra industria y a partir del año 2015, con la celebración de la COP21 conocido como el Acuerdo de Paris, estos desafios forman parte de las obligaciones de nuestros gobiernos en la región, que por ejemplo en el caso chileno implicará reducir un 30% nuestras emisiones de CO2 al 2030. De aquí la importancia para FICEM de contar con una Hoja de Ruta que permita mitigar nuestras emisiones y, además, mediante el uso del cemento contribuir a la adaptación a los efectos del cambio climático en nuestros países.

Este compromiso no nace con esta Hoja de Ruta, puesto que la industria del cemento tiene una dilatada trayectoria en materia de sostenibilidad y ha sido pionera en reducir su huella de carbono. Ejemplo de ello, son los más de 40 años de historia del co-procesamiento, actividad que consiste en reemplazar combustibles fósiles mediante el aprovechamiento de energía proveniente de la valorización de residuos. Este cambio tecnológico, se adelanta en más de 2 décadas a las actuales tendencias para reducir CO2 mediante el uso de energías alternativas y, además, es una de las soluciones más sostenibles para la implementación de la economía circular, la que busca que la sociedad en su conjunto minimice el uso de recursos naturales, mediante el aprovechamiento de los residuos.

¿Qué antecedentes se consideraron en su elaboración?

El “Cement Technology Roadmap 2009” elaborado en conjunto por la Agencia Internacional de Energía y el WBCSD, ha sido uno de los antecedentes relevantes para definir las oportunidades de mediano y largo plazo en la reducción de CO2, teniendo como principales ejes para este fin: el contenido de clinker en el cemento, uso de combustibles alternativos y la eficiencia energética. Además, de la investigación cientifica desarrollada por la industria del cemento, que tiene como principal referente la ECRA (European Cement Research Academy). También ha sido valioso en este proceso la experiencia de las Hojas de Ruta ya elaboradas de las industrias del cemento de Egipto, India, España y de Europa.

Otro antecedente fundamental son los instrumentos derivados de la COP 21, entre los que se destacan los sistemas de Medición, Reporte y Verificación (MRV), Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC), Acciones de Mitigación Apropiadas a Nivel Nacional (NAMA) y los Informes derivados del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC).

¿Cuáles son las principales herramientas de la Hoja de Ruta?

Dentro de la Hoja de Ruta hay diversos instrumentos dentro de los cuales destaca el sistema sMRV.

Lo que no se puede medir, no se puede mejorar. Por lo anterior, cuando se habla de fenómenos de particular importancia, como el cambio climático, es una obligación ética utilizar al máximo las capacidades técnicas disponibles para mejorar las prácticas productivas, donde exista oportunidad de mejorar el desempeño actual o bien reconocer y destacar las experiencias virtuosas.

El sMRV FICEM, es un sistema de procesamiento de datos desarrollado por FICEM el cual está basado en el proyecto global GNR (Getting the Number Right). GNR es una base datos internacional e independiente para la industria del cemento que a la fecha cuenta con estadísticas asociadas a las emisiones de CO2 e indicadores relevantes de la producción de cemento y representa casi el 25% de la producción mundial de cemento. Ambos proyectos cuentan con una alianza con PwC para asegurar la transparencia y confiabilidad de la información.

El sMRV FICEM permite, además, importar datos de distintas fuentes (Banco Mundial, COP21, NDC, Hojas de Ruta, Mecanismos de fijación de precios al carbono, entre otros), para ser consolidados en una sola base de datos. Con esta información es posible hacer análisis relacional, proyección de escenarios tecnológicos, ambientales y económicos con el fin de tomar decisiones más eficientes desde el punto de vista técnico y ambiental.

Dentro del sMRV destaca la calculadora FICEM. ¿A qué se refiere esta plataforma?

Uno de los principales desafios que enfrentó este proceso, es que Latinoamérica no cuenta con una visión común para enfrentar el cambio climático, existiendo, además, asimetrías económicas, institucionales, estadisticas y políticas, por lo cual ha sido necesario adaptarse a las realidades de cada uno de los paises e integrar data proveniente de diversas fuentes y alcances. Lo anterior, ha generado un gran número de indicadores e información para llevar adelante en forma eficiente este proceso.

El desafio indicado fue resuelto mediante la implementación de un sistema análitico y de inteligencia de negocios, denominado Calculadora FICEM, capaz de procesar e integrar en forma ágil y flexible toda la data proveniente de cada una de plantas de cemento, compañías, organismos internacionales, gobiernos, asociaciones de la industria y otras bases de datos, haciendo de este modo en forma oportuna y eficiente la comparación de datos, ponderación de indicadores, benchmarking, elaboración de líneas bases, reducciones alcanzadas y proyecciones. Todos estos atributos de la Calculadora han optimizado la aplicación del sMRV FICEM y la elaboración de las distintas Hojas de Ruta en Latinoamérica.

¿Cuáles son las razones del éxito en el proceso de Hoja de Ruta FICEM?

Durante el año 2018 la Hoja de Ruta FICEM ha tenido una gran convocatoria. A la fecha nueve países han iniciado el proceso de elaboración de sus propias hojas de ruta (Argentina, Chile, Perú, Colombia, Panamá, Costa Rica, Guatemala, Honduras y República Dominicana). Además, cinco paises usando el sMRV-FICEM han determinado sus reales potenciales de reducción de CO2 y estimado sus reducciones alcanzadas previamente. Lo anterior, ha contado con la colaboración en la verificación de PwC a objeto de asegurar la transparencia y trazabilidad del proceso.

Las razones de este importante avance, se resumen en los siguientes puntos:
1. Una línea base sólida, representativa y global, como es el proyecto GNR (Getting the Numbers Right), que contiene una base de datos con información externamente verificada, de más de 849 plantas alrededor del mundo.
2. La alianza estratégica con PwC (PriceWaterhouseCoopers), quienes actúan como verificadores externos para el cumplimiento del Protocolo de Procesamiento, Consolidación y Validación de datos, otorga al proceso confiabilidad, seguridad y transparencia.
3. Contar con investigación e innovación de última generación, como son los papers de la ECRA (Academia Europea de Investigación del Cemento) y otros centros de investigación como el MIT, CEMBUREAU, PCA.
4. El sistema sMRV-calculadora FICEM como instrumento que facilita la inteligencia de negocios para las decisiones de optimización de procesos y la toma de decisiones estratégicas, que aseguren la sostenibilidad de la industria.
5. La representatividad de FICEM para apoyar a la industria en las negociaciones climáticas en conjunto con los institutos y asociaciones de cemento en la región.
6. El trabajo colaborativo que FICEM desarrolla con base en alianzas globales y con actores tales como: CSI, CEMBUREAU, PCA, Institutos del Cemento, Asociaciones Gremiales, entre otros, para ampliar y acelerar el conocimiento.
La Hoja Ruta ha tenido éxito por lo señalado, pero por sobre todo por el contexto actual donde la sociedad es consciente y empoderada; y ha definido que el mayor desafio de la humanidad en materia medioambiental es enfrentar en forma decidida las causas y efectos del cambio climático.

Related posts

José Miguel Galera, gerente de Subterra Ingeniería: “El shotcrete es la piedra angular del túnel”

Felipe kraljevich

Entrevista a Tatiana Martínez, gerente general de Hormipret

Felipe kraljevich

Pablo Ivelic sobre productividad e industrialización: “nuestro rubro tiene que avanzar en estos dos ámbitos al mismo tiempo”

Felipe kraljevich

Deja un comentario