fbpx
Hormigón al Día
Arquitectura y Urbanismo

César Pelli: Llevando las edificaciones a su altura máxima

Considerado uno los baluartes de la arquitectura contemporánea, el argentino falleció el pasado 19 de julio a la edad de 92 años, dejando un legado en el que los grandes rascacielos construidos en la mezcla de hormigón, acero y cristal, se transformaron en su legado, lo que incluso lo trajo a nuestro país. En Hormigón al Día, destacamos algunas de sus más icónicos diseños.

La información se replicó rápidamente por todos los portales: a los 92 años, el renombrado arquitecto argentino César Pelli dejó este mundo, no sin antes construir un legado arquitectónico en el que distintos materiales se unen para dar forma a grandes rascacielos, edificaciones que a la postre –y en parte, gracias a las Torres Petronas en Malasia– se transformaron en su firma.

El arquitecto trasandino se formó en la Universidad de Tucumán para después trasladarse a Estados Unidos, donde se estableció como uno de los arquitectos más importantes de su generación. De hecho, en 1977, Pelli fue decano de la Escuela de Arquitectura de la prestigiosa Universidad de Yale y ese mismo año, fundó su oficina Cesar Pelli & Associates, la que luego pasó a llamarse Pelli Clarke Pelli Architects.

“Los arquitectos tenemos que ser parte de la sociedad, si no, quedamos fuera”, dijo en una entrevista el destacado profesional que, con sus proyectos, firmó una manera de entender a la arquitectura tanto desde el punto de vista de la forma como por el diálogo del mismo con el espacio.

Sus diseños modernistas, en los que mixturó al hormigón reforzado con materiales como el cristal y el acero, fueron en constante evolución hasta llegar a grandes alturas. De hecho, varios de sus proyectos –incluyendo al edificio del Costanera Center, en Santiago– sobrepasan los 200 metros metros de alto, entrando directamente a competir en la categoría de edificaciones más altas del mundo.

A continuación, destacamos algunas de las más importantes obras que dejó César Pelli:

Torres Petronas, Kuala Lumpur (Malasia)
Se trata de su obra icónica: dos torres de hormigón armado, acero y fachada de cristal de 451 metros de alto, cuya forma única, se levanta como un tributo al arte tradicional del mundo musulmán, las que aún ostentan el título de las torres gemelas más altas del mundo (entre 1998 y 2004, esta era la edificación más alta del planeta) y que recibió la condecoración Aga Khan. La construcción de este gran proyecto comenzó en 1992 y culminó en 1997.

Al centro, el edificio One Canada Square.

One Canada Square, Londres (Inglaterra)
Con 50 pisos, la torre en la que trabajó el arquitecto trasandino entre 1988 y 1991, es la segunda más alta del Reino Unido, llegando a los 235 metros en altura. Particular del diseño de este edificio es su techo: una pirámide que en sí misma es na luz de advertencia intermitente para aviones, algo que para la época era poco usual en las construcciones en altura en Londres. Como en varios de los proyectos de Pelli, si bien el hormigón está presente, destacan el acero y su fachada de cristal. La forma del One Canada Square es un homenaje a otra construcción simbólica del Reino Unido: el “Big Ben”.

Edificio República, Buenos Aires (Argentina)
En su primera obra de grandes dimensiones para la ciudad de Buenos Aires, la firma del reconocido arquitecto se asoció con el estudio de Mario Roberto Álvarez para el diseño de este edificio 22 pisos, emplazado en el barrio porteño de San Nicolás y destinado principalmente para oficinas. Su integración orgánica al entorno, más allá de las materialidades que lo componen, lo hacen único en cuanto a la obra de Pelli.

Costanera Center, Santiago (Chile)
Con 300 metros y 64 pisos de altura, el edificio mayor del complejo Costanera Center que se emplaza en la comuna de Providencia se trasformó, además del edificio más alto de Chile, en el más alto de Sudamérica. En su construcción, nuevamente la fachada de cristal destaca en una obra en la que también, el hormigón y la logística para su fabricación y posterior aplicación –hasta esta construcción, nunca se había bombeado concreto a tal altura– significaron un gran avance para el material.

Torre de Sevilla (Cajasol), Sevilla (España)
Con 180,5 metros, se trata del edificio más alto no sólo de la ciudad de Sevilla, sino de toda la región de Andalucía. La torre cuenta con una planta elíptica y 37 pisos de hormigón armado (más tres subterráneos) y su fachada –siguiendo la constante de Pelli– es una mezcla de acero y cristal. La idea de este complejo surgió como un homenaje a la Expo realizada en la ciudad española el año 1992. De hecho, se edificó en la misma zona donde se llevó a cabo la cita, lo que generó cierta controversia e hizo que UNESCO declarara “patrimonio en peligro” monumentos como la Catedral, el Alcazar y el Archivo de Indias.

Crédito: Adam Bartos

Museo de Arte Moderno (MoMA), Nueva York (Estados Unidos)
César Pelli realizó varios proyectos en Nueva York. Sin ir más lejos, el World Financial Center, complejo que forma parte del paisaje urbano de Manhattan, es de su autoría. Sin embrago, la ampliación que realizó al famoso Museo de Arte Moderno de Nueva York el año 1984, demuestra el interés del arquitecto argentino en privilegiar el espacio público. El proyecto duplicó el espacio de la galería del museo, aumentó en 1/3 el tamaño de los departamentos curatoriales y además, sumó a toda la remodelación una torre de hormigón de 56 pisos, con fachada de vidrio.

Related posts

Reconstrucción tecnológica

Jp Malebran

Como una ola

Jp Malebran

Hormigón & arte

Jp Malebran

1 Comentario

Ramiro García Peña 2 agosto, 2019 at 2:52 pm

Ver el hormigón aportando al arte, lo hace mejorar en términos de acogimiento y calidez.

Contestar

Deja un comentario