Un anfiteatro de hormigón para la ciudad del futuro

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Diseñado por el estudio de arquitectura polaco Mode:lina, el “Brain Embassy Amphitheater” busca transformar el espacio público urbano en un lugar de reunión para alzar los valores cívicos de la ciudad, al tiempo que mejorar la calidad de vida de los barrios. Todo esto, en un espacio abierto, seguro, en el que se pueden seguir los lineamientos de distancia obligados por la pandemia.

El concretar espacios comunes públicos de calidad es sumamente necesario, aún más en tiempos como los actuales, donde las restricciones sanitarias limitarán por un tiempo aún no determinado la cantidad de personas que puedan congregarse en un lugar común, especialmente si éste se levanta al aire libre, sea en una plaza, parque o que funcioné como entidad independiente.

En ese aspecto, la propuesta realizada por el estudio de arquitectura polaco Mode:lina, va precisamente en esa línea: en la consecución de espacios públicos de gran calidad pero de aforo reducido. De esta forma, se plantea el “Brain Embassy Amphitheater”, un espacio que, como mencionan desde el estudio, sea ideal para “la realización de reuniones especiales y discursos, un nuevo motor para Mokotów y que sea el símbolo de un cambio”.

Así, en la conceptualización de este proyecto, se abarcan una serie de aspectos que tienen que ver tanto con la cultura cívica que tiene que reflejar esta nueva propuesta de espacio público, como también, su aporte cultural y la mejora en la calidad de vida del sector donde se ubique. Y, al ser de hormigón, el “Brain Embassy Amphitheater” está pensado para que permanezca en el tiempo.

Un espacio público moderno de hormigón

De acuerdo al estudio de arquitectura que lideró el proyecto, el anfiteatro “se trata de un espacio abierto, democrático, dedicado para la realización tanto de interesantes reuniones entre los habitantes de esa zona como para las artes”. Por este motivo, el “Brain Embassy Amphitheater” se levantó en el barrio comercial de Sluzewo, ubicado en el distrito de Mokotów, en Varsovia.

¿Por qué este lugar? De acuerdo a Mode:lina, “este sector de Varsovia no tenía espacios públicos abiertos, libres de cercos, que permitiesen reuniones casuales entre las personas que utilizan esta parte de la ciudad”. La idea, entonces, fue entregar un espacio público abierto que invitase a dichos encuentros.

Para ello, los arquitectos a cargo del proyecto visualizaron una edificación -en este caso, un anfiteatro de formas “clásicas”- más la inclusión de espacios verdes, “tan necesarios en esta parte de la ciudad”, explicaron desde el estudio.

El anfiteatro, que es un gran anillo de hormigón, posee además un techo del mismo material, pero con insertos de cristal. Además, agregan desde Mode:lina, este techo se sostendrá en un masivo muro de hormigón armado, que sirve además de estructura principal de este novedoso espacio.

Un anillo de hormigón como elemento distintivo

Una de las características que presenta este espacio público ejecutado por Mode:lina es su llamativo anillo de hormigón, el que rodea todo el proyecto. De hecho, es con este anillo que se le da forma al característico techo del “Brain Embassy Amphitheater”, siguiendo después al sector de las áreas verdes que incluye el anfiteatro.

Según explican desde el estudio, el ángulo en el que se colocó este gran anillo de hormigón está pensado para “permitir una transición fluida entre el paisaje que rodea al anfiteatro y el auditorio”. De esta manera, se genera un conjunto único y no dos elementos separados.

Fuera del anillo de hormigón, se ubica una plaza que rodea a toda la estructura y que forma parte del conjunto del anfiteatro. Se trata de innovadoras maneras de adecuación de espacios verdes -comentan desde el estudio de arquitectura- en el que se utiliza una serie de mobiliario urbano.

Finalmente, al interior de este nuevo espacio ciudadano, una plataforma de 40 metros cuadrados (11 metros de largo por 4 metros de ancho) sirve de escenario ya sea para exhibiciones, recitales u otras actividades culturales o de debate público. Cuenta con una capacidad de 140 espectadores, distribuidos en una galería de bancas de hormigón con asientos de madera, lo que facilita, por ejemplo, la distancia física, y con conectividad completa.

El “Brain Embassy Amphitheater” busca, sin dudas, convertirse en un espacio público que genere calidad de vida, al tiempo que refleje valores cívicos importantes y que, además, se transforme en un espacio abierto seguro, especialmente en tiempos de pandemia, en el que ya vemos aforos reducidos.

Palau de les Arts Reina Sofía: Un centro de las artes de hormigón blanco
Un centro cultural fabricado con hormigón da identidad a una zona rural de China
Living Coral Biobank: Hormigón para conservar las formaciones de coral
Ummara: Un nuevo concepto para espacios de alojamiento
Café WAVEON: Volúmenes apilados de hormigón para apreciar la costa de Corea
Museo de Arte HE: La estampa de Tadao Ando
Felipe kraljevich

Felipe kraljevich

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *