Museo de Arte HE: La estampa de Tadao Ando

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El destacado arquitecto japonés, ganador del Pritzker el año 1995, lideró el diseño de este espacio destinado al arte en el que confluyen elementos arquitectónicos tradicionales de la cultura con las colecciones occidentales que alberga el museo, generando un interesante encuentro en el que Ando, además, deja a vista de todos los visitantes su firma: hormigón curvilíneo y mucha luz.

La firma del arquitecto japonés Tadao Ando es reconocible en cada uno de sus proyectos, incluyendo los más recientes, como el Museo de Arte He (HEM, en sus siglas en inglés), ubicado en la ciudad de Shunde, provincia de Guandong, en la región sur China.

Se trata de uno de los proyectos más recientes del ganador del Pritzker de 1995, cuya inauguración estaba proyectada para el pasado mes de marzo pero debido a la situación global producto del Coronavirus, ocurrió finalmente el pasado 1 de octubre, con la exhibición “Desde el Mundo Mundano”, curatoría realizada por el crítico de arte Feng Boyi junto con Hu Bin, Wang Xiasong, Liu Gang y Shao Shu, este último, director del museo.

De acuerdo a la familia He, impulsora de este proyecto, el museo será el espacio para albergar la colección de arte del grupo, “enfocándose principalmente en arte contemporáneo internacional, arte chino moderno y contemporáneo”, explicaron en la nota de prensa de la inauguración del espacio.

En efecto, He Jianfeng, líder del clan familiar que impulsó este museo, aspira a que la impresionante arquitectura del recinto en conjunto con las colecciones de arte occidentales, más el foco que se pondrá en la cultura del sur de China, resulten en un poderoso impulso para aumentar el interés por el arte en esa zona.

La circularidad del hormigón y el homenaje a la arquitectura local

Uno de los aspectos más interesantes de esta nueva edificación del arquitecto nipón es su forma: se trata de un complejo con forma de espiral de, aproximadamente, 16 mil metros cuadrados, ubicado a un costado de las oficinas centrales de Infore y de la plaza del distrito comercial de la ciudad.

“Quise crear un museo que pueda sintetizar las ricas y diversas culturas del sur de China, que se extienden por muchos milenios, y las influencias que dieron origen a la arquitectura Lignan”, comentó Tadao Ando.

El arquitecto autodidacta agregó que su idea para el Museo de Arte He fue que éste se transforme en “un punto de anclaje central enérgico para todas las costumbres artísticas y regionales, el clima, el paisaje y la civilización en Lingnan”.

Por su parte, el director del museo, Shao Shu, comentó que los interiores curvilíneos del museo se alejan de manera deliberada del estilo tipo “caja blanca” de las galerías de arte occidentales. “En la forma arquitectónica circular, se establece una nueva forma de espacio para el arte, en la que se logra integrar la cultura del museo con mayor individualidad. En HEM, el espacio se integra con la experiencia del arte”.

Luz y doble hélice, la firma de Tadao Ando

Al interior y en el centro del complejo de 16 mil metros cuadrados, un gran “traga luz” que mezcla materiales como el aluminio y el cristal, permite la entrada de luz natural al espacio que alberga las colecciones en exhibición del museo. Esto, a su vez, genera un atrio con una escalera de doble hélice que de acuerdo a Tadao Ando, reinterpreta a los principios arquitectónicos tradicionales chinos.

Asimismo, el arquitecto nipón, además de inspirarse en estos aspectos, también basó el diseño conceptual del Museo de Arte He en la cosmología china antigua, la filosofía, el uso de la luz al estilo occidental y el terreno de Lignan.

Los espacios circulares, todos fabricados con un hormigón de apariencia gris-plateada y de suave textura, crean una atmósfera similar a las que se puede encontrar, por ejemplo, en los museos Guggenheim, lo que se enfatiza por el leve voladizo ascendente en los cuatro pisos que conforman al museo. Ando, en este aspecto, se inspiró además en los diseños de la arquitectura tradicional de Lingnan, cuyos recintos generalmente se emplazaban junto a cauces fluviales.

Sólo una sala de exhibición escapa a la forma circular del espacio: la de la planta baja, que incluye una librería de planta abierta y una cafetería.

Revisa en el video el interior de la nueva obra de Tadao Ando

Palau de les Arts Reina Sofía: Un centro de las artes de hormigón blanco
Un centro cultural fabricado con hormigón da identidad a una zona rural de China
Living Coral Biobank: Hormigón para conservar las formaciones de coral
Ummara: Un nuevo concepto para espacios de alojamiento
Café WAVEON: Volúmenes apilados de hormigón para apreciar la costa de Corea
Un anfiteatro de hormigón para la ciudad del futuro
Felipe kraljevich

Felipe kraljevich

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *