Centro Cultural y de Salud de Shanghai: Arquitectura en hormigón para tiempos de Covid

Compártenos en Redes Sociales:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Más sobre la Categoría

Luego de cuatro años, el proyecto liderado por el estudio del arquitecto Steven Holl se presentó y develó, a través de su diseño inspirado en ciertos principios del filósofo Karl Popper, cómo la arquitectura y el hormigón pueden responder al desafío de construir nuevos espacios públicos que cumplan con los requisitos de estos tiempos.

El año 2016, el estudio del reconocido arquitecto estadounidense Steven Holl se abocó a la tarea de diseñar un nuevo Centro Cultural y de Salud que sería emplazado en un espacio al costado del canal de Punan, en el distrito de Fengxian, en la ciudad de Shanghai.

Para este proyecto, Holl y sus asociados tomaron la decisión de trabajar en dos edificios, los que servirían como “condensadores sociales”, según comentó en la ocasión el arquitecto, al permitir que las comunidades de los proyectos residenciales aledaños puedan reunirse en torno a un parque público, el que se genera a partir del lugar donde se emplaza este nuevo Centro Cultural y de Salud.

Sobre este proyecto, el mismo Steven Holl comentó que “trabajar en arquitectura para salud y cultura es un compromiso social, especialmente en esta época tan desafiante en la que seguimos sintiendo los impactos de la pandemia”.

El nuevo complejo, cuyas obras comenzaron en 2017, se inauguró hace unos días y, de acuerdo a Steven Holl Architects, toda la arquitectura del proyecto se planificó bajo el actual escenario sanitario, privilegiando espacios verdes amplios que maximicen el aire fresco y la luz natural, al mismo tiempo que permitan a las comunidades aledañas utilizarlos con el distanciamiento adecuado.

Una mirada distinta para un espacio público

Para el desarrollo de este Centro Cultural y de Salud, Holl y su equipo tomaron como referencia el concepto de “Nubes y Tiempo”, en directa referencia a la conferencia que realizó el filósofo Karl Popper el año 1965, en la que abordó la teoría de la evolución y el libre albedrío.

En ese sentido, el paisaje del proyecto se organizó con círculos largos con forma de relojes, los que forman el espacio público central, mientras que los edificios -el centro de salud y el espacio cultural- emulan una forma tipo nube, particularmente porque el diseño de estos presenta porosidades y aperturas.

Para el estudio, la amplitud de espacio en el que se emplaza este Centro Cultural y de Salud es primordial. Por una parte, explicaron, realiza una invitación a toda la comunidad que vive en los proyectos residenciales cercanos -de diseño repetitivo- a disfrutar de un quiebre en el paisaje y, además, disfrutar de una serie de eventos culturales al aire libre.

En la otra vereda, comentaron, se incorpora un servicio de salud integral, ejecutando así un proyecto destinado para mejorar la calidad de vida de las comunidades del sector.

Hormigón como respuesta al diseño arquitectónico

El nuevo Centro Cultural y de Salud desarrollado por Steven Holl Architects ocupa un área total de 7.520 metros cuadrados. De estos, 6.030 corresponden al edificio que alberga al centro cultural y 1.490, al centro de salud.

Ambas edificaciones utilizan hormigón tanto en su fachada como en su interior. En ese punto, para realzar el concepto que inspiró al proyecto, se realizaron cortes sustractivos en la estructura de hormigón, los que finalmente dan forma al lenguaje arquitectónico propuesto por Steven Holl y su equipo.

El edificio del Centro Cultural se construyó con un hormigón de color gris claro y se cierne sobre una base transparente que expone un café y salas con juegos recreacionales. Una rampla curva lleva al segundo piso, creando así una experiencia de vista continua.

Por su parte, el Centro de Salud Integral, también es de hormigón gris claro y su forma está determinada por las curvas del espacio central, “desarrollando así una fuerte relación entre sus partes tipo nube y todo el entorno”, subrayaron desde el estudio. Además, ambos edificios cuentan con techos verdes, los que se pueden apreciar desde los edificios colindantes.

Noticias Relacionadas

61aa2e6f788e2_1638543036_61aa2e6f7889b
Torres de Katara: Un hito arquitectónico para Qatar
61a0f0aed2a0b_1637937379_61a0f0aed29b2
Colegio Alemán de Madrid: Hormigón blanco para una educación de calidad
6196c192524d7_1637269953_6196c19252463
Centro Comunitario LAND: Un centro cívico flotante de hormigón
618e6cd6bbe97_1636723965_618e6cd6bbe25
“Squall Tower”: Una torre de gran altura que genera su propia electricidad
61849d2f03e55_1636081039_61849d2f03dfc
Absolute Towers: Un hito urbano curvo fabricado con hormigón
617bfaf77694f_1635515163_617bfaf776905
Museo Munch: Un nuevo concepto para museos en clave vertical