Centro Cultural Heydar Aliyev: Una apuesta de hormigón para nuevas tradiciones

Compártenos en Redes Sociales:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Más sobre la Categoría

Uno de los proyectos emblemáticos de la arquitecta Zaha Hadid, el Centro Cultural se ubica en un punto neurálgico de Baku, capital de Azerbaiyán y su diseño consideró alejarse de la rigidez arquitectónica de la era soviética, apelando a formas fluidas y a la integración del interior del edificio con la gran plaza pública que le rodea.

Desde la independencia de las distintas repúblicas que conformaron, hasta el año 1991, a la Unión Soviética, las transformaciones en el patrimonio cultural -y en específico, del arquitectónico- de los países nacientes se hicieron cada vez más evidentes y ya para la entrada del nuevo milenio, la mixtura entre los vestigios de la era pasada con nuevas y modernas edificaciones.

Esto se aplica a Azerbaiyán, país que limita al sur con Irán; al este, con el Mar Caspio; al norte, con Rusia y al oeste, con Georgia -otra antigua república soviética- y Armenia. Desde 1991 en adelante, Azerbaiyán lleva adelante una política de renovación arquitectónica que escape del modernismo soviético. Un ejemplo de ellos son las Flame Towers, modernos rascacielos de 190, 160 y 140 metros de alto, cuya construcción comenzó en 2007 y culminó en 2012.

Precisamente, en 2007, luego de participar en un concurso internacional, el estudio de la arquitecta Zaha Hadid se adjudicó el liderazgo del proyecto Centro Cultural Heydar Aliyev, cuyo objetivo era transformarse en el edificio principal de las actividades del país. Para ello, el estudio presentó un diseño que quebró con la arquitectura tradicional del lugar, de la era soviética, y presentó un diseño “que expresara las sensibilidades de la cultura Azeri y el optimismo de una nación que mira hacia el futuro”, comentaron desde el estudio de arquitectura.

Un punto arquitectónico moderno para Azerbaiyán

El Centro Cultural Heydar Aliyev se encuentra en de Baku, capital de Azerbaiyán, y formó parte esencial de la reurbanización de la ciudad. En efecto, se inauguró una nueva línea de metro que deja directo en el edificio, mientras que el espacio entre éste y la principal avenida de la ciudad se transformó en un gran parque público al aire libre. Asimismo, los espacios que rodean al centro se destinaron para usos residenciales, oficinas, un hotel y un centro comercial.

Para el diseño del centro, el estudio de Zaha Hadid estableció una “relación continua y fluida entre la plaza que rodea al edificio y el interior del espacio cultural. La plaza, como superficie ancla; asequible para todos como parte de la fábrica urbana de Baku, se eleva para envolver a este espacio interior igualmente público y definir así una secuencia de lugares dedicados a la celebración colectiva contemporánea de la cultura tradicional Azeri”, explicaron.

Para modificar la plaza, la arquitecta y sus colaboradores propusieron ondulaciones, bifurcaciones y pliegues para convertir a este espacio en un punto arquitectónico que “va en diversas direcciones: dar la bienvenida, abrazar y dirigir a los visitantes a través de los distintos niveles del interior. Con este gesto, el edificio difumina la diferenciación convencional entre objeto arquitectónico y paisaje urbano, construyendo una plaza urbana y, a la vez, la envolvente del edificio, la figura y el suelo, el interior y el exterior”, detallaron en la descripción del proyecto.

Soluciones estructurales integradas de hormigón

Con una superficie construida de 57.519 m2 -de un área total de 101.801 m2- el Centro Cultural Heydar Aliyev supuso todo un desafío para el estudio de Zaha Hadid. Esto, debido a los desarrollos arquitectónicos que, finalmente, dieron forma al complejo. “Nuestra ambición de conseguir una superficie tan continua que fuese homogénea, requirió de un amplio abanico de distintas funciones, lógicas constructivas y sistemas técnicos, los que se integraron para el desarrollo del Centro”, comentaron desde el estudio.

En ese sentido, el edificio se compone de dos sistemas que colaboran entre sí: una estructura de hormigón que se combinó con un sistema de marco espacial. “Para conseguir los espacios amplios y sin columnas que permiten a los visitantes experimentar la fluidez del interior, la envolvente del edificio y un sistema de muro cortina absorbe a los elementos estructurales verticales”, comentaron del estudio.

Asimismo, tener una geometría superficial particular, los arquitectos recurrieron a soluciones estructurales únicas, como las “columnas de arranque” curvas que van desde el suelo a la sección oeste del edificio, o el estrechamiento de la “cola de pato” de las vigas en voladizo que sirve de soporte al edificio, en la sección oeste.

El sistema de marco espacial, por su parte, permitió la construcción de una estructura de forma libre, mientras que la subestructura se desarrolló para “incorporar una relación flexible entre la red rígida del marco espacial y los revestimientos exteriores de forma libre”, explicaron en el estudio.

Completado en 2012, el Centro Cultural Heydar Aliyev se adjudicó el premio al “Diseño del Año” en 2014, galardón otorgado por el Museo del Diseño de Londres. Asimismo, en 2016, resultó finalista en los premios que otorga el Royal Institute of British Architects (RIBA), lo que evidencia la importancia de este proyecto desarrollado por Zaha Hadid.

Pueden encontrar más detalles de este proyecto en el siguiente video

Noticias Relacionadas

ennead-architects-and-kahler-slater-unveil-design-of-new-milwaukee-public-museum_3 (1)
Nuevo Museo Público de Wisconsin: Hormigón para reflejar formaciones geológicas
National_Library_of_Sejong_City-01 (1)
Biblioteca Nacional de Corea en Sejong: Un icónico “libro” de hormigón
2184_fp789651_nbk (1)
Banco Nacional de Kuwait: “Aletas” de hormigón como solución estructural y ambiental
Capital_Gate_8 (1)
“Capital Gate”: Una torre inclinada con un núcleo de hormigón
overcoming-design-challenges-with-technology-museum-of-the-future-in-dubai_2 (1) (1)
Museo del Futuro de Dubái: Diseño digital y herencia cultural en una elipse de hormigón y acero
02 (2) (1)
Atelier Alice Trepp: Una “cueva” de hormigón que se funde con la montaña suiza