ReefLine: Un parque submarino de hormigón

Compártenos en Redes Sociales:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Más sobre la Categoría

Concebido tanto para la conservación de la flora y fauna marina, como también, un centro cultural que aloje obras de arte contemporáneo, este particular proyecto encontró en elementos de hormigón el material necesario para dar forma a un parque cambiará tanto el lecho marino como la concepción de espacios públicos de las ciudades costeras.

Son cada vez más frecuentes los proyectos arquitectónicos que buscan educar a la población sobre los efectos del cambio climático, ya sea con la construcción de centros de investigación, esculturas u otros elementos que se inserten dentro del espacio urbano.

En ese sentido, el estudio de arquitectura planea llevar ese concepto a un nivel totalmente radical al presentar el que será su diseño para “ReefLine”, un nuevo parque temático ubicado en la costa de la ciudad de Miami, en Estados Unidos. Su particularidad, sin embargo, es que este parque estará ubicado bajo el agua y no en la superficie.

De acuerdo al comunicado de prensa de OMA, la idea de este espacio es que “entregue un elemento distintivo a la ciudad y a su vez, sea un espacio para la conservación para organismos de coral en peligro de extinción, promoviendo la biodiversidad y mejoran la resiliencia costera”. Para ello, se asesoraron con expertos de diversas áreas como la biología marina, investigadores, arquitectos e ingenieros.

Un parque escultórico subacuático

El proyecto, que es liderado por el arquitecto Shohei Shigematsu y que nació bajo la tutela de la artista argentina Ximena Caminos -quien además es la directora artística de “ReefLine”- y la organización BlueLab Preservation Society, consiste en una estructura de 7 millas ubicada bajo el agua en línea costera de la playa principal de Miami.

Para acceder a este parque, los visitantes tendrán que sumergirse a poca profundidad y bucear entre las esculturas que darán vida a este nuevo espacio público, que contará con un “sendero para snorkel” y un arrecife artificial, comentaron desde OMA, que tendrá a su cargo el diseño completo del Plan Maestro de todo el parque.

Crédito: Gentileza OMA

El estudio de arquitectura comentó que justamente, para el diseño del Plan Maestro se pensó en una unidad modular y geométrica de hormigón, la que será dispuesta y apilada desde la famosa South Beach de Miami hacia el norte, “siguiendo la topografía del lecho marino”, explicaron desde OMA.

La idea de esto, aseguran en OMA, es que sea esta particular topografía la que determine el diseño central de este parque de hormigón submarino, el que “estará señalizado con una serie de instalaciones artísticas específicas del lugar”.

Dentro de las formas que servirán para dar forma a “ReefLine”, OMA explicó que repensaron el rol de ciertos elementos como es el caso de las escaleras. “Este tipo de estructura, en un contexto normal, sirve para dar dirección y movimiento. Bajo el agua, este concepto se transforma en algo completamente distinto. Lo mismo el atolón circular, que se crea a partir de escaleras en espiral y que forma esta estructura tridimensional que es semejante a las que existen en el fondo marino”.

Crédito: Gentileza OMA

Asimismo, “las escaleras que rotan alrededor del foro central, darán espacio a un lugar de encuentro y actividades varias”, agregaron.

Arte, reserva biológica y un nuevo espacio público

La idea de “ReefLine” nació cuando Ximena Caminos -la actual directora artística del proyecto- supo que los arrecifes artificiales podrían aportar en la regeneración de las colonias de coral del sector de South Beach, en Miami.

La artista argentina comentó en entrevista con CNN que ese fue el momento en que pensó en un espacio de esas características, con la salvedad que su diseño estuviese a cargo de artistas. “Siempre me interesó combinar arte y ciencia para alcanzar logros en temas de sostenibilidad”, dijo.

Foto: Plan Maestro de “ReefLine”. Crédito: Gentileza OMA

Desde esa premisa, se formó un equipo multidisciplinario. “Artistas, arquitectos, científicos, activistas y representantes del gobierno de Miami, todos se reunieron para crear este verdadero jardín escultórico submarino que dará forma al arrecife artificial, ayudando a repoblar de coral esta zona ya afectada y a mejorar la resiliencia costera”, explicó Caminos en esa misma entrevista.

Para Shigematsu, la idea de trabajar en conjunto con Ximena Caminos es un aliciente más para dar vida este particular parque. “Estamos ansiosos de poder trabajar mancomunadamente en un proyecto que une cultura y comunidad. ‘ReefLine’ es único porque llama la atención sobre el cambio climático y al mismo tiempo, colabora en mitigar sus efectos en la ciudad”, comentó.

Foto: Detalle de la fase 1 de “ReefLine”. Crédito: Gentileza OMA

Concebido en fases, la primera parte de “ReefLine” -que comprende 1 milla- estará completada durante el mes de diciembre de 2021 y contará con la exhibición permanente del artista argentino Leandro Erlich y del propio Shohei Shigematsu, aunque ya se anunciaron las futuras exposiciones de Ernesto Neto, de Brasil, y Agustina Woodgate (Argentina), para las siguientes etapas del parque subacuático.

Noticias Relacionadas

¿Cemento programable? ¿Hormigón reforzado con textil? Estos son los 5 artículos más vistos de 2020
¿Cemento programable? ¿Hormigón reforzado con textil? Estos son los 5 artículos más vistos de 2020
Una malla de polímeros impresa en 3D incrementa el refuerzo del hormigón
Una malla de polímeros impresa en 3D incrementa el refuerzo del hormigón
EDCC: Un hormigón eco-amigable y sismorresistente
EDCC: Un hormigón eco-amigable y sismorresistente
Desarrollan nueva tecnología para conectar elementos prefabricados en Estados Unidos
Desarrollan nueva tecnología para conectar elementos prefabricados en Estados Unidos
Desarrollan metodología constructiva para aumentar la vida de elementos deteriorados de hormigón
Desarrollan metodología constructiva para aumentar la vida de elementos deteriorados de hormigón
Un edificio de 85 años “camina” 63 metros hacia su nueva ubicación en China
Un edificio de 85 años “camina” 63 metros hacia su nueva ubicación en China