La Torre Generali: arquitectura paramétrica con hormigón

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El gran proyecto urbanístico CityLife, destinado a recuperar el espacio que antiguamente ocupaba la feria de Milán luego que ésta se trasladase a Rho Pero, necesitó de un punto de referencia distintivo, que le brindara identidad a esta gran transformación. La respuesta la entregó la arquitecta Zaha Hadid quien con un revolucionario diseño, ideó una torre que sin duda, se transformaría en lo necesario para esta reurbanización: La Torre Generali.

El año 2004, la ciudad de Milán apostó por un gran proyecto de recuperación urbanística en el espacio que ocupaba antiguamente la feria de la ciudad, abandonado luego que ésta se reinstalara en el sector de Rho Pero. En este gran proyecto –un espacio de 360 mil metros cuadrados– incluyó el diseño de mil nuevos hogares, oficinas para más de 11 mil colaboradores de distintas firmas y un gran parque público, además de plazas secundarias y un jardín infantil.

Para ello, se llamó a concurso a diversas oficinas y el año 2005, la arquitecta Zaha Hadid, a través de Zaha Hadid Architects, se adjudicó este gran proyecto, cuyo gran valor fue la incorporación de una torre de gran altura que, gracias al diseño paramétrico, estuviese alineada con los 3 ejes primarios de la ciudad que convergen en el proyecto CityLife.

Conocida como la Torre Generali, el diseño de este punto neurálgico de CityLife se basa, como prueba el trabajo de Zaha Hadid, en la arquitectura paramétrica, vale decir, con formas y diseños que evolucionan a medida que se utilizan parámetros y recursos digitales para ir elaborando esquemas cada vez más complejos, pero siempre relacionados con el espacio donde se ubicarán.

En el caso de la Torre Generali, su diseño “torcido” está directamente relacionado con esa escuela de arquitectura, ya que a medida que la torre avanza en altura, el desdoble converge hacia los ejes de la ciudad de Milán. Por lo mismo, la Torre Generali también es conocida como “Lo Storto” (“el torcido”, en italiano), por su peculiar aspecto.

Diseño helicoidal

La Torre Generali es un edificio de gran altura (186 metros) que contempla 44 pisos y 3 subterráneos. Por su ubicación en el proyecto, conecta con varias plazas públicas y el gran parque. De acuerdo a Zaha Hadid Architects, al momento de plantear este diseño, se consideraron que las geometrías curvilíneas del podio donde se asienta son percibidas por las fuerzas centrípetas generadas por la intersección de los tres ejes de la ciudad en la base de la torre.

Este vórtice de fuerzas centrípetas, dicen desde el estudio, se transfiere de forma vertical a través de la torre por el realineamiento sucesivo de losas de pisos con formas de rombo, las que “giran” a la torre sobre su eje vertical. El giro helicoidal de la torre se reduce de manera gradual a medida que la edificación avanza en altura desde el nivel de la calle, entregándole a cada piso una relación fraccionalmente distinta, tanto en los superiores como en los inferiores.

Asimismo, a medida que la torre gana altura, cada giro orienta a los pisos más altos hacia el eje sureste principal que lleva a la tribuna Santa María della Grazie, del siglo XV de Bramante, y al centro de la ciudad.

Redesco, la oficina de ingeniería italiana a cargo del proyecto, tomó las consideraciones del el diseño planteado por la prestigiosa arquitecta y resolvió utilizar al hormigón para respetar lo propuesto por Zaha Hadid y convertir esta futurista visión de lo que debe ser una torre de oficinas en un edificio real.

Una torre completa de hormigón

La Torre Generali o “Lo Storto” se compone de un núcleo vertical de hormigón reforzado que resiste las acciones verticales, horizontales y de torsión. Cada piso de la torre presenta una variación en su forma y su rotación alrededor de este núcleo, es lo que en definitiva entrega la forma característica de la Torre Generali.

Los 44 pisos de la Torre Generali requirieron de losas fabricadas in situ de un ancho de 32 centímetros, las que variaron su geometría de piso en piso. Para entregar la forma torcida, característica de este edificio, se optó por utilizar columnas perimetrales de hormigón reforzado, también fabricadas in situ, las que se colocaron al interior del edificio y alrededor del núcleo de hormigón con distintos ángulos de inclinación y altura. Así, las columnas se acomodaron a la forma torcida de la estructura. Y junto con esto, las columnas perimetrales inclinadas maximizan el espacio destinado a las oficinas al interior de la torre.

Otro de los aspectos interesantes que presenta la Torre Generali es su balsa de fundación. Esta se compone de una gran losa de 2,5 metros de espesor, la que está asentada sobre 64 pilotes dispuestos en racimos bajo los principales puntos de carga. En otra de las innovaciones, existe una losa especial a nivel de suelo que tiene una profundidad de 500 mm y un área de caída de panel de 900 mm, la que fue diseñada para resistir las fuerzas horizontales creadas por los cambios de las columnas de verticales a inclinadas.

Sin lugar a  dudas, el uso de hormigón en La Torre Generali fue fundamental desde el punto de vista estructural, ya que el material permitió que la torre adquiriera su forma y no sufriera deformaciones como si lo habría hecho con, por ejemplo, con materiales más complejos de diseñar como el acero, de acuerdo a lo planteado por Redesco, la oficina de ingeniería que trabajó junto a Zaha Hadid Architects en este proyecto.

La Torre Generali o “Lo Storto” se inauguró en octubre de 2017, poco más de un año después de la muerte de Zaha Hadid. No obstante, esta gran edificación forma parte del legado que la prestigiosa arquitecta dejó con sus inconfundibles diseños. Y el hecho que La Torre Generali recibiera el ACI Awards 2019 en la categoría “High-Rise”, es una prueba de ello.

Revisa en el video cómo se desarrolló la construcción de la Torre Generali

Estaciones del Metro de Doha: Arquitectura paramétrica para la ciudad
Museo Ordrupgaard: Actualizando el espacio con hormigón negro
El edificio prefabricado más alto del mundo estará en Singapur
Biblioteca de Haikou: Hormigón blanco, monolítico y curvo
Una casa de hormigón que mira al borde del acantilado
Tadao Ando: Arquitectura y hormigón inmersos en el espacio
Felipe kraljevich

Felipe kraljevich

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *