Diseñadores crean “mobiliario brutalista” para espacios públicos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Gracias a la combinación de diseño digital y construcción artesanal, dos jóvenes diseñadores llevaron a cabo la creación de una serie de piezas de mobiliario de hormigón inspiradas en la arquitectura brutalista británica de mediados de la década de 1950. En Hormigón al Día, te mostramos más sobre estos elementos y cómo fueron fabricados.

Si hablamos de espacios públicos como plazas y parques, existen ciertos elementos que deben considerarse para la comodidad de las personas que utilicen estos lugares y uno de estos, es el mobiliario que se utiliza para este propósito. Bancas, sillas, mesas y otros, son parte fundamental estos sitios y además, plantean interesantes desafíos respecto a su materialidad y diseño.

En ese sentido, es cada vez más común ver que los elementos para espacios públicos sean de hormigón y la razón de esto es evidente: la durabilidad y resistencia del material permiten que soporte de mejor manera los embates del clima. Además, su mantención es sencilla y sus costos son menores, en comparación a otras materialidades.

Otro aspecto de interés es que el hormigón se presenta como un material que ofrece ilimitadas posibilidades en cuanto a diseño: puede moldearse y adaptarse para conseguir desde formas tradicionales a diseños más vanguardistas. En el caso del mobiliario público, son las formas más formales las que se utilizan pero en ocasiones, se pueden encontrar algunas apuestas interesantes en términos de diseño que confieren características únicas estos elementos urbanísticos.

Mobiliario inspirado en el brutalismo: un nuevo concepto

Thomas Musca y Duji Han, dos jóvenes diseñadores, decidieron trabajar en conjunto para crear piezas urbanas que si bien son funcionales al espacio público, poseen una influencia de la arquitectura brutalista británica de mediados de la década de 1950. Para construirlos, se utilizaron tanto programas computacionales para su diseño como fabricación a la “vieja usanza”: moldajes de madera y vertido manual del hormigón.

“Nuestra meta –comentó Duji Han al sitio web archipanic– fue crear cosas que fuesen prácticas sin tener que sacrificar su belleza y elegancia”. Han, diseñador y director creativo del estudio “Doesn’t Come Out”, tomó notoriedad porque hace unos meses unas escenas digitales en homenaje a los médicos que combaten el avance del Covid-19 (las que puedes revisar aquí).

De acuerdo a lo que comentaron Han y Musca, los diseños iniciales de este mobiliario fueron concebidos precisamente para que fuesen una sola pieza monolítica de hormigón –de ahí, la inspiración brutalista– a los que agregaron vacíos y planos. De estos, se crearon tres tipos de sillas y dos tipos de mesas, las que se fabricaron en moldajes artesanales con hormigón reforzado con fibra de vidrio.

Duyi Han explicó a sitio web archipanic que “cada vez que construimos un molde para el hormigón, dejamos fuera varios rectángulos pequeños de madera, que son del tamaño de una tarjeta. En vez de tirarlos, Thomas prefiere dibujar sobre ellos. De esta forma, no producimos residuos. Una vez hecho eso, vamos al computador para mejorar los diseños, jugar con los ángulos, las proporciones, ver qué sirve y qué no. Una vez que llegamos a un resultado que nos convence a ambos, vamos a fabricar los moldes, la mezcla del hormigón y lo vertimos”.

Foto: Moldaje del mobiliario creado por Musca y Han

Entre los diseños que más resaltan se encuentra “Rockito”, una silla cuya particularidad está en su forma curva y en los ocho vacíos geométricos que le entregan un estilo particular. La silla “Kink” también es uno de los elementos que destacan Musca y Han, ya que si bien es de una forma “tradicional”, su diseño involucró primero todo un proceso digital y para su construcción, se utilizan dos piezas de hormigón.

“Quisimos explorar qué tan lejos podíamos llevar a este material. Hasta dónde podíamos extender una expansión del mismo sin utilizar barras de refuerzo, qué tan delgado podíamos hacer las paredes sin sacrificar resistencia, qué tan extremo podía ser el diseño de un voladizo sin que éste se volcara o cuán delicado podía ser un material que es inherentemente tosco”, explicaron los diseñadores detrás de este proyecto.

Thomas Musca y su compañía, Cassius Casting –que se especializa en mobiliario de hormigón– fue el encargado de dar vida a los diseños, mientras que Duyi Han colocó los diseños sobre imágenes digitales para así, dar cuenta de la versatilidad de estos. “Son elementos extremadamente versátiles que juegan bien con otros estilos y en toda clase de configuraciones”, explicaron.

Estaciones del Metro de Doha: Arquitectura paramétrica para la ciudad
Museo Ordrupgaard: Actualizando el espacio con hormigón negro
El edificio prefabricado más alto del mundo estará en Singapur
Biblioteca de Haikou: Hormigón blanco, monolítico y curvo
Una casa de hormigón que mira al borde del acantilado
Tadao Ando: Arquitectura y hormigón inmersos en el espacio
Felipe kraljevich

Felipe kraljevich

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *