fbpx
Hormigón al Día
SmartConcrete

El hormigón es clave para innovador sistema de almacenamiento de energías renovables

Se trata de Energy Vault, un proyecto que busca solucionar un problema esencial en lo que respecta energías como la solar y la eólica: cómo reservarlas cuando exista déficit. Para ello, bloques de hormigón son piezas fundamentales y en Hormigón al Día, te contamos cómo trabaja esta nueva aplicación del material.

Si bien las energías renovables están consiguiendo ser económicamente competitivas en relación a aquellas cuya base son los combustibles fósiles y toman más relevancia para combatir el cambio climático, uno de los grandes problemas que se plantean a la hora de adoptarlas se refiere a su almacenamiento para incorporarlas a una red energética cuando, por ejemplo, exista un día nublado, en el caso de la energía solar, o que el viento sea insuficiente para mover los aerogeneradores (energía eólica).

Hasta ahora, la opción de almacenar el exceso de energía que produzcan tanto parques eólicos como campos de paneles solares son baterías y en este aspecto, existen de litio, sulfuro de sodio u otro elemento ácido. Estas cuentan con un desarrollo avanzado y sus costos han ido bajando con el tiempo, pero el gran problema de adoptarlas tiene que ver con el tiempo de degradación de las mismas. Además, sus elementos pueden producir serios daños al medioambiente durante la fabricación de estos receptáculos.

¿Qué material, entonces, puede resolver esta ecuación que considera durabilidad y sustentabilidad? Una startup suiza encontró la respuesta esta problemática: el hormigón. Así, la firma Energy Vault desarrolló una solución en la que, justamente, el hormigón es el punto clave de todo un engranaje que involucra un proyecto basado en simples elementos como grúas, motores, energía cinética y un diseño sencillo, que aprovecha la mezcla de todos estos factores.

“Nuestro diseño incluye una grúa con seis brazos, bloques de hormigón de 35 toneladas de metros cúbicos, los que se alzan y depositan de manera coordinada a través de un software que apile de manera automática los bloques y así, integrar todo nuestro sistema”, comentó en entrevista a Bloomberg el CEO y cofundador de Energy Vault, Robert Piconi.

La startup explica en su sitio web que para almacenar el exceso de energía que produzcan tanto parques eólicos como granjas de paneles solares, se realiza lo siguiente: las grúas levantan y construyen con el exceso de energía generado –el que calcula el software que integra al proceso– una torre con estos bloques de hormigón macizo, de cerca de 120 metros de altura. La construcción se realiza apilando los bloques de hormigón lo más cerca posible de la torre central de las grúas, lo que significa la energía potencial almacenada por Energy Vault. Cuando se requiera, el software analiza y, comunicado con la red central de energía, desacopla estos bloques formando otra pila que rodea a la primera. Combinando gravedad y la energía cinética del movimiento de depositar los bloques, junto a un inversor y motores, va inyectando la energía faltante a la red.

“Lo que hacemos es tomar esa energía producida por el viento o el sol para levantar los bloques y cuando la red energética lo requiera, bajamos los bloques y descargamos la energía”, contó Piconi.

En relación a los bloques de hormigón –las verdaderas baterías de esta solución para almacenar energía– que se utilizan para este desarrollo, estos se componen de tres secciones: una base de metal (acero), hormigón de alta resistencia en su cuerpo una superficie compuesta de hormigón reciclado, lo que según el sitio web de Energy Vault, permite ahorros de hasta un 50% en comparación con las baterías que actualmente se encuentran en el mercado.

Asimismo, asegura la startup, las características propias del material permiten que los bloques puedan fabricarse en el sitio donde se levantará la torre (construcción in situ), que puede ser en prácticamente cualquier superficie, además de personalizarse con color (hormigón pigmentado) e incluso, imprimirle el “logo” de la compañía que utilice esta solución. Dadas las características propias del hormigón, la firma suiza afirma que su sistema puede mantenerse por 30 o más años, a diferencia de su competencia, con baterías que tienen un tiempo limitado de vida.

Composición del bloque de hormigón que se utilizará en Energy Vault. Crédito: Energy Vault.

Las torres pueden almacenar desde 20 a 80 MWh y, de acuerdo a la firma, podría entregar energía de manera continua en un rango de entre 4 a 8 MW, por un periodo de tiempo que va de ocho a dieciséis horas.

Lo innovador de esta propuesta ha llamado la atención de grandes inversores y Energy Vault  ya cuenta con el financiamiento de un grande del mundo de la tecnología, lo que le permitirá salir con este método de almacenamiento de energía a varios países. Asimismo, CEMEX, a través de su división CEMEX Ventures, anunció su participación a inicios de 2019en este proyecto a través de una alianza estratégica en términos de transferencia tecnológica. Junto con ello, la gigante india Tata se transformó en el primer gran cliente de Energy Vault, confirmando la construcción de una torre que se realizará a finales de este año. ¿Será el hormigón la respuesta para almacenar la energía del futuro? Todo indica que así es.

Related posts

KnitCrete: El moldaje flexible que da nuevas formas al hormigón

Felipe kraljevich

“Walking Assembly”, una metodología que busca cambiar la construcción en hormigón

Felipe kraljevich

El hormigón plegable que revoluciona los sistemas constructivos

Felipe kraljevich

Deja un comentario