Una casa de hormigón curvo en pleno desierto

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ideada bajo los preceptos de que los paisajes son entes que se transforman con el paso del tiempo, el arquitecto y fotógrafo Amey Kandalgaonkar diseñó una casa de hormigón que contrastara con los áridos y rocosos elementos con los que dispone el desierto de Jordania, creando un contraste dramáticos entre las formas que entrega la naturaleza versus una estructura creada por el hombre.

Aunque asociada a infinitas dunas de arena, la geografía de un desierto presenta distintos tipos de elementos, como por ejemplo, formaciones rocosas que inciden directamente en la formación del paisaje y que determinan, por ejemplo, la forma de abordar un proyecto.

En ese aspecto, el fotógrafo y arquitecto británico Amey Kandalgaonkar ha realizado presentado dos proyectos en los que se toman los elementos presentes en un ambiente desértico –particularmente, las formaciones rocosas– para así desarrollar dos casas conceptuales, “Casa dentro de una roca” y “Casa rocosa 3”, que de acuerdo al arquitecto, sirvieron para integrar elementos industriales dentro de un ambiente hostil.

Sin embargo, su nuevo diseño conceptual, denominado “Casa en el desierto”, va en la dirección contraria, ya que busca contrastar a los elementos del paisaje –en este caso, la edificación se levantaría en el desierto de Wadi Rum, en Jordania– con una estructura de hormigón fabricada por el hombre.

Una casa curva de hormigón

De acuerdo a palabras del arquitecto, la idea detrás de la “Casa en el desierto” es “experimentar con la dualidad de dos elementos: por una parte, roca desnuda, sin trabajar y por otra, una estructura de hormigón pulida. Ambas tienen alturas similares, pero poseen características completamente distintas”.

En el diseño elaborado por Kandalgaonkar, la casa de hormigón posee dos secciones: por un lado, un largo brazo del material que envuelve a la roca donde se emplaza el proyecto, el que de acuerdo al arquitecto funciona como un “puente entre estas dos entidades opuestas”, y culminando el brazo, una torre que cuya altura “enfrenta” a la formación rocosa más alta del lugar donde estaría ubicado el proyecto.

Influenciado por los trabajos de Lebbeus Woods y el artista conceptual español Sparth, el también fotógrafo comentó que sus bosquejos para esta casa conceptual buscan explorar “las transformaciones del paisaje. La idea que representa este diseño es que la forma del brazo curvo de hormigón que domina al diseño, sirva también como barrera contra la erosión del viento que afecta a la formación rocosa donde se emplazaría esta casa”.

Precisamente, ese es uno de los aspectos que más destacan de esta “Casa en el desierto”. La sección de hormigón más larga que culmina con una dramática curva, la que actúa tanto como barrera protectora contra la acción del viento en el macizo rocoso y, al mismo tiempo, sirve como entrada principal a esta impresionante casa.

Aspectos monolíticos y vanguardistas de la “Casa en el desierto”

Sin lugar a dudas, la forma y disposición de este conjunto conceptual lo hacen una obra arquitectónica más que interesante para considerar, en especial, en un ambiente tan complejo como la zona desértica de Jordania.

No obstante, sus espacios también transforman a este proyecto en algo único. Por ejemplo, dentro del diseño de esta casa conceptual, Amey Kandalgaonkar consideró dejar los espacios destinados a ventanas en su mínima expresión: sólo unas líneas horizontales. Esto, por una parte, para evitar los embates de tormentas de arena pero además, dice el arquitecto, para “resaltar el carácter monolítico del diseño y contrastarlo los elementos que lo rodean”.

Junto a esto, también destaca en esta casa de hormigón sus techos abiertos, ubicados en la entrada y en la torre de hormigón que culmina el diseño, funcionan como una terraza y espacio común de reunión para las horas en las que la temperatura sea más amable o para observar a las estrellas durante la noche.

Todos los espacios habitables de esta casa conceptual se ubican en el “puente” que une a la entrada con la torre. Finalmente, pese a que parece una formación de hormigón monolítico fuera de lugar en relación al contexto que le rodea, el arquitecto y fotógrafo destaca esa dualidad y explica que dada su forma, la “Casa en el desierto” evita el impacto directo y además ayuda a proteger los elementos directos del desierto que la rodean.

Un anfiteatro de hormigón para la ciudad del futuro
Museo de Arte HE: La estampa de Tadao Ando
Planta de café en Georgia: Una interesante forma de hormigón monolítico
Estaciones del Metro de Doha: Arquitectura paramétrica para la ciudad
Museo Ordrupgaard: Actualizando el espacio con hormigón negro
El edificio prefabricado más alto del mundo estará en Singapur
Felipe kraljevich

Felipe kraljevich

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *